La imaginación intimista, por Daniel Link