Che, al final parece que Cobos no tuvo nada que ver...