¿Parlamentarismo crítico o gol en contra (con una mina al arco)?