Algo sobre la mística y la transparencia mediática