Inflación, ese círculo vicioso