• Facebook
  • Feed RSS
3

10 razones (personales) para estar en Twitter

  1. Lo que importa es la conversación y no el perfil de usuario. A diferencia de una red social como Facebook (la más popular en Argentina hasta el momento), donde se necesita la aprobación de otro usuario para generar el contacto, Twitter te permite —con un solo clic— seguir a una persona y formar parte de la conversación.
  2. Permite el contacto inmediato con gente con la que compartís intereses y motivaciones a través de la publicación de perfiles públicos que orientan en ese sentido.
  3. La conversación en tiempo real o a través de etiquetas habilita discusiones sobre distintas temáticas (política, deportes, espectáculos; medios en general), experiencia que no se encuentra en otras redes sociales. El topic guía la conversación, no el perfil de usuario.
  4. Formar parte de una conversación más amplia que la que mantenés con tu red de seguidores a través de etiquetas (hashtags) que te permiten participar de temas y discusiones a través de esta opción. Lo cual implica contactos con un sinnúmero de usuarios que potencialmente pueden convertirse en nuevos seguidores.
  5. Twitter democratiza la palabra en tiempo real. Personalmente, participar me remite a la experiencia del campamento: una conversación donde cada usuario/participante se permite hacer su aporte personal sobre el topic en cuestión (por más que puedas tener sentado al lado tuyo a un perfecto desconocido)
  6. Desde mi punto de vista, es la más social de todas las redes cibernéticas. La opción que permite el hashtag “Follow Friday” (#FF) da a cada usuario la posibilidad de “presentar” a sus seguidores/amigos a sus otros seguidores, habilitando el contacto entre éstos y ampliando la virtualidad de tu red. Este tipo de contacto es similar a la opción Sugerencia de amigos de Facebook, por ejemplo, con la diferencia de que lo que sigue primando en esa plataforma es el perfil de usuario antes que el topic o la conversación en sí misma.
  7. Es pública y federal. El otro día alguien a quien sigo se preguntaba “¿Por qué tanto tucumano en Twitter?” Más allá del chiste, esta red posibilita la interconexión instantánea entre puntos distanciados de la geografía nacional —e internacional, claro— que ningún medio 1.0 podría siquiera imaginar (mejor ni pensar en las representaciones territoriales que habilita la tele. Y no me vengas con el-programa-de-Badía que lo mira tu vieja, la mía y no muchos más)
  8. Es democrática. Permite que usuarios de distintas pertenencias geográficas y de diferente nivel socioeconómico tengan un lugar donde expresarse a través de la palabra (y en esto es quizás en lo que más se distancie de la TV como dispositivo de exposición)
  9. No es excluyente. La escritura, si bien demanda competencias diferentes a las de la TV, permite construir una imagen de usuario/actor ligada más bien al capital intelectual incorporado antes que a las características físicas de los participantes (no se ofendan feuchos y gorditos, pero es así)
  10. Es popular. La iconoclasia con la que se degrada a distintos personajes de la política y del ámbito mediático en general (mediante retweets irónicos o simplemente señalando sus incoherencias o sus errores) otorga una significación política al humor que circula por la red, que permite subvertir los cánones y parámetros de la cultura oficial (Sí, esta es la razón más demodé y chota pero le da un aire más académico a la nota: soy casi Licenciado, que querés...)